Tuesday 05th January 2016,
Sobre4ruedas.com

Subaru Forester sin límites

Antes de su llegada al país manejamos en Chile la cuarta generación de este suv para transitar por todos los caminos.

SANTIAGO, CHILE.- A pocos días del lanzamiento oficial en la Argentina, anticipamos cómo es la nueva generación del Subaru Forester, que LA NACION manejó en los alrededores de esta ciudad. Concretamente en una pista off-road en el establecimiento Santa Martina, en la precordillera andina, que permitió conocer los atributos de este SUV japonés para enfrentar todo tipo de superficie.

1751902w300 1751903w300 1751904w300 1751905w300

Esta es la cuarta generación del Forester, el más todoterreno de los modelos de Subaru. Las anteriores fueron lanzadas en 1997, 2002 y 2007. Aunque el principal mercado del Forester es Estados Unidos, este modelo 2013 es un producto global que apunta a todo tipo de usuario que desee un vehículo versátil para la ciudad, los viajes y el tránsito por caminos de tierra, ripio, arena, nieve. Precisamente, el énfasis en el diseño de este Forester estuvo puesto en mejorar las capacidades del modelo tanto dentro como fuera del asfalto, para que sea divertido de manejar y fácil de usar. Los diseñadores tuvieron otros deberes. Entre ellos, incrementar el espacio interior y la visibilidad, además de ofrecer más estabilidad y mejor aerodinámica.

No era para menos, considerando que el Forester compite en un segmento con varios rivales de fuste como el Toyota RAV4, Honda CR-V, Kia Sorento y varios más.

Para eso, el Forester exhibe ahora líneas externas más modernas y aerodinámicas, que se suman a un diseño interior sofisticado y con mejores materiales y terminaciones. Además es más grande, con una longitud de 4595 mm (35 más que el Forester III) por 1795 de ancho y 1735 de altura; la distancia entre ejes es de 2640 mm, 26 más que antes. Para incrementar la capacidad off-road en tramos de piedras o con crestas, el despeje es ahora de 220 mm.

Como todo Subaru, este Forester tiene el ADN tecnológico de la marca: la combinación de motor bóxer más transmisión integral permanente (Symmetrical AWD), fórmula muy experimentada, a la que se agrega el control electrónico de estabilidad VDC. Todo renovado y con alto nivel de seguridad, que mereció 5 estrellas de la EuroNCAP.

Así, este Subaru Forester IV cuenta con una nueva generación de motores. Por supuesto, de 4 cilindros opuestos y 16 válvulas DOHC en tres versiones: 2.0 de 150 CV, 2.5 de 172 CV y 2.0 Turbo, con inyección directa, de 240 CV.

Manejamos las versiones 2.0i AWD CVT Si-Drive XS (150 CV) y 2.5i AWD CVT Si-Drive Limited Sport (172 CV), que llegará a la Argentina. Esta última combina el motor bóxer 2.5 de 172 CV a 5800 rpm y torque de 24 kgm a 4100 vueltas (montado longitudinalmente para bajar el centro de gravedad), con la caja automática Lineartronic tipo CVT (variable continua), con levas en el volante (paddle shift) y 6 marchas, y el conocido sistema 4×4 Symmetrical AWD de Subaru, diseñado para incrementar la estabilidad lateral del vehículo.

No es todo. Con cada generación, el Forester se hace más todoterreno. Así cuenta ahora con el nuevo sistema de control integrado X-Mode, que ajusta el motor, la transmisión y el sistema VDC para facilitar la conducción en caminos desparejos y resbaladizos, además de funcionar como control de descenso de pendientes.

En la práctica, el X-Mode tiene la ventaja de actuar en forma inmediata cuando las ruedas comienzan a patinar. Además mantiene el motor en vueltas, evitando que se detenga. El Forester 2.5 de 172 CV trepa con gran facilidad y cuenta con el sistema Hill Start Assist, que permite frenar en pleno ascenso y soltar el pedal sin que el vehículo se vaya para atrás.

En la versión 2.0 de 150 CV es más notorio el óptimo funcionamiento del sistema X-Mode, que ayuda a incrementar la tracción para compensar los 22 CV menos de potencia.

En suma, la breve prueba permitió comprobar la excelente tracción y el comportamiento dinámico sobre todo tipo de terreno, el agarre al piso de las 4 ruedas y las muy buenas suspensiones (independientes en ambos ejes), que proporcionan un andar suave y silencioso.

Por su parte, el sistema Si-Drive permite seleccionar el modo de marcha entre uno con mayor ahorro de combustible, en lo que Subaru puso énfasis, y otro para un comportamiento más deportivo. Al respecto, según datos de fábrica, el consumo promedio del motor 2.5 es de 8,2 l/100 km y el del 2.0, 7,9.

La nueva carrocería (más rígida que la anterior) ofrece mayor espacio para los pasajeros y un volumen de 505 litros para carga.

A esta habitabilidad se suma un alto nivel de equipamiento que, en la versión 2.5 Sport Limited, incluye 6 airbags, apertura y arranque con llave inteligente (Keyless), climatizador bizona, display LCD de 4,3″, audio con USB, Bluetooth, cámara de retroceso, tapizados de cuero, asiento con ajustes eléctricos, luces de xenón, sensores de lluvia y luz, portón eléctrico, techo solar y más para viajar en familia con máximo confort en todo tipo de terreno. La espera valdrá la pena.

  • 8,2
    L/100 km
    Es el consumo promedio declarado por Subaru para el motor bóxer 2.5 de 172 CV de potencia

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas