Tuesday 05th January 2016,
Sobre4ruedas.com

El más aventurero de la familia sale al ruedo.

La marca del óvalo completó la gama de su modelo SUV compacto con esta versión 4×4 que también se caracteriza por su mecánica naftera 2.0 con caja manual de 6 marchas.

Ford Eco Sport

De vehículo aspiracional a verdadero SUV. Esa podría ser una síntesis conceptual de esta segunda generación del Ford EcoSport, pionero del segmento de los vehículos aventureros, con plataforma y dimensiones de un automóvil, pero con la estética de los todoterreno off-road y 4×4.

Presentado en febrero de 2003, el éxito comercial fue fulminante. Pronto, usuarios y compradores potenciales comenzaron a pedir algunas capacidades off-road reales para complementar la estética. Así, la marca del óvalo dotó a la gama de una versión con doble tracción, que se lanzó en marzo de 2004.

Precisamente, hace poco tiempo llegó a la Argentina esta versión 4WD de la actual generación del Ford EcoSport (lanzada en 2012) para completar la gama del modelo en el país, que hoy suma numerosos competidores.

PLATAFORMA GLOBAL

El EcoSport es ahora un modelo global que, desde el punto de vista estético, sigue las definidas líneas del estilo Kinetic Design de la marca del óvalo, al que le agrega un muy buen nivel de calidad de materiales y equipamiento, para conjugar una opción muy atractiva no sólo para el Mercosur, sino también para otros mercados como la India (donde también se lo fabrica) y otros países emergentes.

Ford Eco Sport 2

Esta versión con tracción 4×4 se destaca dentro de la gama EcoSport por varias razones técnicas. Es la única, de las diez variantes a la venta, que combina el motor naftero más grande de la gama, el 2.0 Duratec Euro V de 143 CV a 6250 rpm de potencia máxima y 19,1 kgm a 4250 rpm de par motor, con una caja manual de 6 marchas. El resto de las versiones, todas 4×2, utiliza una transmisión manual de 5 marchas o, en el caso de una de las Titanium (equipamiento full), la automática de doble embrague Powershift.

Otra distinción de la Ford EcoSport 4WD respecto de las otra variantes está en las suspensiones. Comparte con el resto de la gama el esquema delantero tipo McPherson, pero en el tren trasero cuenta con el eficiente sistema Multilink (multibrazo), mientras que el resto de la gama cuenta con una suspensión del tipo semiindependiente.

Así, tanto la caja de 6 velocidades como la mencionada suspensión trasera y la doble tracción reportan múltiples beneficios.

La transmisión (con una selectora suave y muy precisa) está muy bien relacionada para sacarle hasta la última gota al par motor y la potencia del motor Duratec, lo que se traduce en un andar muy ágil tanto en ciudad (donde se nota la respuesta a bajo régimen) como en ruta, y en los buenos tiempos de aceleración y recuperación que ofrece. Además de bajar el consumo en la ruta, con el motor a un régimen muy descansado en sexta marcha. En ciudad, sin embargo, el consumo es bastante elevado.

La suspensión multilink es la de mejor respuesta, tanto en confort de marcha como en comportamiento dinámico, de las que se utilizan en automóviles de serie. Este Ford EcoSport 4WD no es la excepción a la regla, por lo que proporciona un andar muy confortable y aplomado en curvas y frenadas (con la ayuda también del sistema 4WD). Otro aspecto que realza esto es la dirección con asistencia eléctrica (EPAS), rápida y directa.

Este EcoSport 4WD FreeStyle incluye además un amplio equipamiento de seguridad activa y pasiva, compuesto por controles de estabilidad (ESC) y tracción, ABS en las 4 ruedas con dispositivo de frenado de emergencia (EBA) y asistente de arranque en pendiente (HLA), además de airbags frontales, laterales y de cortina, anclajes Isofix, alarma volumétrica e inmovilizador de motor.

Los frenos delanteros son de disco y los traseros de tambor. Responden bien, pero con distancias de frenado algo largas (45 m de 100 km/h a 0), aunque en esto también influye el uso de neumáticos mixtos (Pirelli Scorpion ATR 205/60 R16) que, no obstante, resultan la mejor opción para un SUV que no sólo circula por el asfalto.

La doble tracción aporta, por supuesto, la versatilidad de bajar sin temores y con seguridad del asfalto a caminos de tierra y ripio (incluso nevados), y la arena de las playas.

El funcionamiento básico del sistema 4WD de Ford es del tipo inteligente; es decir, la electrónica reparte el par motor según el patinamiento de las ruedas (lo que lo hace muy seguro, además, en condiciones de asfalto húmedo y resbaladizo). Para exigencias mayores, el sistema también permite, mediante un interruptor en el tablero, bloquear la entrega del torque 50% al tren delantero y 50% al trasero, lo que resulta ideal para nieve, arena y barro más profundos.

En la práctica, el sistema 4WD funciona muy bien, aportando una adecuada dinámica y capacidad de tránsito fuera del asfalto. También ayudan los buenos ángulos de entrada (21°) y salida (35°) de la carrocería. Eso sí, conviene tener en cuenta que el Ford EcoSport es un utilitario deportivo light y no un todoterreno para adentrarse en lugares inhóspitos y de difícil tránsito. Todo tiene su límite.

A LA MODA

En el interior, la posición de manejo es confortable, porque la butaca regula en altura y tiene ajuste lumbar, mientras que la columna de dirección se desplaza en profundidad y alto. Los comandos están bien ubicados y son de fácil operación.

Ford Eco Sport 3

También son cómodas las plazas traseras, que gozan de una habitabilidad adecuada para un par de adultos, gracias al sacrificio de espacio del compartimiento de carga, que es pequeño para un SUV. Tiene 362 litros; con los asientos traseros rebatidos (del tipo 60/40) llega a 705 litros.

Aunque es un clásico en el modelo, la rueda de auxilio sobre el portón resulta conflictiva para abrirlo y para estacionar. De todas formas, este EcoSport 4WD, con equipamiento FreeStyle (tiene algunos elementos de confort menos que el Titanium), cuenta con sensores de estacionamiento traseros, lo que evita golpear a otros vehículos.

El equipamiento de confort incluye el sistema de conectividad Sync, radio AM

FM con entrada auxiliar, puerto USB y Bluetooth, display de 3,5″ (pequeño), aire acondicionado manual, comandos de audio en el volante (con revestimientos de cuero), sistema Follow Me Home y todos los elevacristales con sistema One Touch. Respecto del equipamiento Titanium, de los elementos más útiles se extraña el control de velocidad de crucero (muy práctico en los viajes ruteros) y el climatizador automático.

Esta versión EcoSport 2.0 4WD FreeStyle no es precisamente barata. Con un precio de $ 240.570 está apenas por debajo del Titanium AT 4×2, que cuesta $ 241.340. Justo es decir que la gama comienza con la versión S 1.6L Sigma a un precio de 175.790 pesos. La garantía es por 3 años o 100.000 kilómetros.-

Fuente: lanacion.com/

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas