Tuesday 05th January 2016,
Sobre4ruedas.com

A1 Sportback: otro paso adelante

El chico de Audi se agranda. Manejamos el S Line de 184 CV que combina equipamiento, potencia y seguridad.

 

Con el Salón del Automóvil de Buenos Aires finalizado, muchos habrán visto algunos de los denominados concept car. Estos prototipos suelen ser un ensayo de diseño y de materiales. A veces entre el concept y el auto que finalmente se produce en serie hay muchas diferencias. En otras, el concept muestra el auto casi terminado, tal y como saldrá a la venta.

Entre estos últimos hay que rastrear la historia del Audi A1. El primer concept se presentó en 2007 en Tokio denominado como Audi A1 Metroproject Quattro Concept. Quien busque las imágenes en Internet podrá ver que es casi idéntico al A1 de tres puertas. Un año más tarde, en 2008, la casa de los cuatro anillos se despachó con otro modelo experimental, esta vez denominado Audi A1 Sportback Concept. Otra vez, sus líneas son casi idénticas al Audi A1 Sportback que hoy nos ocupa. Los alemanes lanzaron primero la versión de tres puertas. El primer contacto lo tuve en 2010 en el autódromo de Buenos Aires; aquel modelo estaba equipado con el motor de 122 CV con la caja S tronic de siete marchas y nos había causado una excelente impresión Tuvimos que esperar un año, hasta octubre de 2011, para ponernos al volante de la versión más picante de la familia, con motor naftero 1.4 de 185 CV, también con tres puertas. Esa nueva versión, a diferencia de la de 122 CV, perdía un poco del confort urbano, pero indudablemente mostraba todo su potencial en la pista, con un comportamiento deportivo sobresaliente.

Ahora llegó el momento de subirnos al A1 Sportback S line, la silueta de 5 puertas, con motor naftero 1.4 de 185 CV acoplado a una caja S tronic de 7 marchas.

En medidas es muy similar al de tres puertas, tiene el mismo largo de 3,954 metros, y es apenas 6 milímetros más ancho y 6 milímetros más alto. Indudablemente, las cinco puertas corrigen lo que las tres no pueden ofrecer, esto es un acceso cómodo para quienes viajan en los asientos traseros, aunque el espacio no sobra.

Por lo demás hay que decir que mantiene intactas las virtudes que tanto nos impresionaron. Conserva el estilo de diseño de la marca y agrega una combinación de colores que remarcan la deportividad de las versiones S line. Si el estilo seduce, basta poner primera para apreciar todo su potencial.

Hay que decirlo con claridad: no es un auto dócil para un confortable paseo sobre nubes de algodón. Es, a no engañarse por el tamaño, un deportivo que, ayudado por la relación peso-potencia, ofrece emociones fuertes para conductores exigentes.

Tanto el motor 1.4 de 185 CV como la caja S tronic de siete marchas y doble embrague contribuyen a eso, y además tienen como aliados a un conjunto de chasis, regulación de suspensiones y dirección que ayudan a que el auto entre siempre en la trayectoria buscada, sin importar el radio de giro de la curva.

La aceleración de 0 a 100 km/h en 7 segundos habla a las claras que estamos ante un deportivo, que alcanza una máxima de 227 km/h. En la ciudad el auto se mostró muy ágil, con un consumo urbano que apenas superó los 7 litros cada 100 kilómetros.

En el autódromo pudimos disfrutarlo en su aspecto más emocionante; nos resultó divertido y seguro, con respuestas al acelerador y a la dirección que permitieron transitar las curvas siempre muy controlados.

En materia de confort y seguridad ofrece todo lo que se espera de un auto de este tipo: ABS, repartidor electrónico de frenado, airbags frontales, laterales y de cortina, y controles de tracción y estabilidad.

También se ofrece el A1 Sportback versión Ambition con motor naftero 1.4 de 122 CV y dos opciones de caja: manual de 6 marchas y S tronic automática secuencial de 7.

Más dócil (122 CV) o bien picante (185 CV), el A1 demuestra que es un Audi con todas las letras, con un tamaño ideal para la ciudad y que en la ruta no se queda atrás.

  • 25,5
    Kilográmetros de par motor . Ése es el torque máximo de este impulsor que además lo entrega de forma pareja entre las 2000 y 4500 rpm. Esa respuesta en un régimen tan amplio de vueltas hace de ese motor una joya mecánica para disfrutar

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas