Monday 04th January 2016,
Sobre4ruedas.com

Nissan March: agilidad urbana

Compacto, maniobrable y bien equipado, el bicuerpo japonés quiere revancha en la Argentina.

image002

En un contexto de mercado difícil para importar automóviles, Nissan lanzó hace pocos días en el país el flamante March 2014, modelo bicuerpo compacto, que le toca competir en el segmento con mayor volumen en el país y en el que no faltan rivales con altos niveles de venta.

Producido en México, este March es un restyling importante de la cuarta generación del modelo, lanzada mundialmente en 2010. Estéticamente, los mayores cambios son el frontal, con líneas más marcadas (antes eran redondeadas), que le dan un aspecto más voluminoso y moderno. El rediseño incluye paragolpes con luces antiniebla delanteras y una gran grilla inferior.

La silueta hatchback no tiene mayores cambios en el lateral, a excepción de las nuevas llantas (de aleación de 15″ en la versión probada, Advance Media-Tech, tope de la gama) y el vistoso alerón (que incorpora la tercera luz de stop) en el que remata la línea del techo, haciéndola más recta. Atrás, el paragolpes es más voluminoso y las ópticas (sin antiniebla) son íntegramente nuevas.

Con muy buen nivel de terminación, el diseño interior incluye ahora en esta versión full una consola central con rejillas de ventilación cuadradas en la parte superior, la novedad de la pantalla táctil de 5,8″ (rodeada de sus comandos) y el climatizador digital automático, con display y comandos circulares.

Cabe destacar que la pantalla táctil sirve para mostrar las imágenes generadas por el navegador satelital (fácil de usar y preciso) y la cámara de visión de retroceso (en el portón trasero en posición elevada), las dos novedades de equipamiento de más alto nivel de este March, además de mostrar la información de la radio o los reproductores de los puertos USB, auxiliar o para el iPod.

El volante del March es ahora del tipo multifunción (con control remoto del audio) e incorpora doble airbag frontal, tablero con velocímetro y tacómetro analógicos, y display para el medidor de combustible (digital) y la información de la computadora de viaje (odómetros y consumo, entre otros datos).

En la mecánica no hay cambios. El March mantiene el eficiente motor de 4 cilindros en línea, con doble árbol de levas a la cabeza y 16 válvulas, que entrega 107 CV a 6000 rpm y 145 Nm de par motor a 4400 vueltas.

En conjunto con la caja de velocidades manual de 5 marchas de relaciones más bien cortas, el March entrega buenos registros de aceleración y recuperación (que denota la elasticidad del propulsor), que lo hacen muy ágil y rápido en el tránsito urbano (su hábitat natural), virtud reforzada por la excelente dirección con asistencia eléctrica (que permite rápidos cambios de dirección y giros cerrados) y las dimensiones compactas del modelo (algo más de 3,8 m de largo por 1,6 de ancho).

Otra cualidad de la mecánica del March es el consumo contenido, de unos 9 l/100 km en ciudad y algo más de 8 en autopista o ruta a 120 km/h (este último poco favorecido por la caja de 5 marchas y relaciones cortas). Eso sí, el motor es ruidoso (tampoco parece ayudarlo la insonorización del habitáculo) tanto en aceleración como a alto régimen en ruta.

La suspensión (firme) de este Nissan se destaca por su equilibrio. El comportamiento dinámico, con algún lógico rolido de la carrocería, se muestra estable y aplomado, y el confort de marcha urbano es bueno, redondeando un adecuado compromiso tanto en ciudad como en ruta. Los frenos se basan en un conjunto de discos ventilados delanteros y tambores traseros con la asistencia de ABS, distribuidor de potencia (EDB) y freno de urgencia (AFU). De 100 km/h a 0 se detiene en 44 metros.

El habitáculo tiene espacio suficiente para cuatro pasajeros adultos. Atrás, las plazas son justas en longitud y más amplias en altura. La plaza central del asiento posterior resulta de poca utilidad porque es angosta, no tiene apoyacabeza y el cinturón es del tipo abdominal. El baúl es pequeño (265 litros), pero puede ampliarse la capacidad rebatiendo el asiento trasero (llega así a 1130 litros).

La posición de manejo es correcta, aunque a conductores altos le llevará cierto tiempo encontrar la postura adecuada para las piernas, porque la columna de dirección se regula en altura, pero no en profundidad, y la butaca, que también se ajusta en forma vertical, tiene un recorrido longitudinal más bien corto. Por su parte, la selectora de cambios es ruidosa y de recorridos largos, aunque precisa.

Los comandos están bien ubicados y son fáciles de utilizar. Este March cuenta con un completo equipamiento eléctrico: espejos, apertura a distancia, cierre de puertas automático y varios elementos más.

Fuente de la nota: http://www.lanacion.com.ar/1689285-nissan-march-agilidad-urbana

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas