Monday 04th January 2016,
Sobre4ruedas.com

Mazda3 Tour: Una aventura de 4,100 km desde Salamanca hasta Toronto

Mazda quiso celebrar de una manera distinta y por qué no decirlo, original el inicio de la comercialización en nuestro país de los vehículos Mazda3 fabricados en la nueva planta de la firma en Salamanca, Guanajuato. Por tal motivo organizó una prueba de manejo sin precedentes, algo que ninguna otra marca de la industria automotriz en México se había atrevido a realizar, una ruta que llevaría a 12 vehículos Mazda3 con el nuevo motor SKYACTIV de 2.0 litros, desde la planta, hasta las oficinas corporativas de Mazda en Toronto, Canadá.

¿Por qué hasta Toronto?

De acuerdo con Mazda, fue una manera simbólica de celebrar el hecho de que esta nueva planta abastecerá de unidades a los mercados de Estados Unidos, Canadá y México. Un recorrido de 4,100 kilómetros que además serviría como prueba definitiva para corroborar la calidad y confiabilidad de los Mazda ensamblados en nuestro país.

Autocosmos.com fue uno de los medios invitados a cubrir la ruta, en la redacción decidimos hacerla con dos personas, de esta forma, Alejandro Konstantonis realizó la primera parte que consistía salir de la planta de Salamanca para partir en caravana hacia Dallas, en Texas. La segunda parte corrió a cargo de Rubén Hoyo quien hizo lo propio desde Dallas para llevar sano y salvo un Mazda3 2.0L hasta Toronto, Canadá.

El nuevo Mazda3 2.0 litros

Las unidades disponibles fueron Mazda3 con sus dos conformaciones de carrocería –sedán y hatchback de cinco puertas- que portaban la motorización de cuatro cilindros de 2.0 Litros, denominada SKYACTIV-G que entrega 155 Hp y 150 lb-pie de torque. Había dos opciones de transmisión a escoger, manual o automática SKYACTIV-D de seis cambios.

Si bien es cierto habíamos manejado anteriormente el Mazda3, no habíamos tenido oportunidad de hacerlo con esa motorización ya que en la presentación de la nueva generación en San Diego California el año pasado y en nuestras pruebas de manejo que hicimos en Mexico del Mazda3  hatch y sedán siempre portó la motorización grande, es decir el 2.5L de 185 Hp, tambén de cuatro cilindros. Después de aquellas evaluaciones y pruebas de manejo fue que en la redacción decidimos otorgarle el reconocimiento de Autocosmos del Año 2013 al Mazda3, no sin antes haber pasado por un riguroso y matemático proceso de calificación, en el que resultó vencedor. De cualquier manera ya habíamos tenido un acercamiento con esta mecánica, cuando probamos la CX-5 al momento de su lanzamiento.

Pero regresemos al Mazda3 Tour y a la convivencia con las versiones de entrada del “TRES”, cuyos precios oscilarán entre los 236 a 267 mil pesos. Tras haber recorrido los 4,100 kilómetros en seis días podemos decir que el nivel de acabados y ensamble es excelente, al mismo nivel que los vehículos que vienen de Japón, lo único que se notará es la ausencia de algunos elementos de equipamiento como el Head Up Display o los asientos forrados en cuero que son privativos de la versión más costosa.

Aunque evidentemente estas versiones 2.0 son menos potentes y por tanto menos briosas, el manejo comunicativo y preciso al que nos tiene acostumbrados la marca permanece. Aun así, con 155 hp el Mazda3 en su motor base es más potente que sus competidores frontales que serían Toyota Corolla, Honda Civic y Hyundai Elantra. Claro está que existen otros competidores del segmento como Dart o Jetta que sí ofrecen desde las variantes de acceso motores más grandes.

Pero volviendo al Mazda3 2.0, la respuesta de la motorización es más que competente y gracias a que ofrece una curva de par bastante plana sobre todo considerando que es de aspiración natural, se puede aprovechar bien la potencia sin necesidad de rodar a regímenes muy elevados. A lo largo de esta ruta obtuvimos consumos bastante buenos, con ritmos de velocidad entre 100 y 130 km/h logramos rendimientos entre 16.13 km/l hasta unos muy buenos 17.54 km/l.

Sobre la confiabilidad, está de sobra decir que ha sido perfecta, de los 12 vehículos que salieron de la planta con 0 km y llegaron hasta Toronto con poco más de 4 mil, ninguno presentó una sola falla de cualquier índole, vamos ni siquiera hubo una sola llanta ponchada. Adicionalmente hemos comprobado que los asientos son los bastante cómodos como para trayectos en verdad largos.

 

El Mazda3 es un producto bien balanceado, también en sus versiones de acceso, un vehículo que sin duda le traerá muchas satisfacciones y ventas a la marca. Si hay algún negrito en el arroz, es el hecho de que las versiones base, no ofrecen más que dos bolsas de aire (las frontales), es decir le vendrían bien las bolsas laterales y de cortina, que sus competidores frontales sí ofrecen de serie en todas sus versiones.

No olvides hacer clic en cada foto para acceder a la galería completa de cada etapa

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas