Tuesday 11th December 2018,
Sobre4ruedas.com

El Subaru BRZ no debe tener segunda generación

Subaru BRZ 2017

El Subaru BRZ es uno de esos coches que, sin utilizar un motor de enormes cifras de potencia, es capaz de transmitir sensaciones de auténtico deportivo, lo que le convierte en un coche bastante especial. Su precio tampoco es excesivamente elevado, ya que cuesta poco más de 30.000 euros, pero su poca polivalencia con unas plazas traseras prácticamente inexistentes y un maletero que no llega a los 250 litros, le restan muchos puntos.

Por un precio similar existen versiones deportivas de compactos, como el Volkswagen Golf GTI, que tienen una potencia muy parecida o incluso superior y que resultan mucho más polivalentes y utilizables en el día a día. Con un coche como el Subaru BRZ, o su primo el Toyota GT86, prácticamente estamos obligados a tener otro coche más en casa.

Los compactos deportivos no llegan a entregar las mismas sensaciones, pero sus mejores características en cuanto a habitabilidad y confort suelen tener mucho peso a la hora de decantarse por un tipo de coche u otro. La mezcla de altas sensaciones y prestaciones con buena habitabilidad y capacidad de carga lo cubre perfectamente el Subaru WRX, por lo que los clientes con un poder adquisitivo relativamente alto prefieren dar el salto directamente a la berlina deportiva de la marca.

Subaru BRZ

Solo hace falta echar un vistazo a las cifras actuales de ventas en nuestro país: en los ocho primeros meses de 2016 tan solo se vendieron 9 unidades del Subaru BRZ y 21 del Toyota GT86. Tal vez en otra época, este tipo de vehículos hubieran cuajado a la perfección, pero en la actualidad es muy difícil para la marca rentabilizar un modelo de este tipo.

El director de Subaru Australia, Nick Senior, ha declarado recientemente que no ha visto una segunda generación en la lista de planificación de productos, pero que se ha hablado de ello.

Otro punto que no ayuda a la producción de un futuro Subaru BRZ de segunda generación es que la marca japonesa tiene intención de que todos sus próximos productos sean construidos sobre una misma plataforma global. Una plataforma que tendría complicada la adaptación para un concepto similar al del actual deportivo de propulsión trasera y contenidas dimensiones.

Subaru BRZ 2017

Por otro lado está la opción de que la ingeniería la ponga Toyota con un nuevo GT86, pero actualmente se encuentran inmersos en un proyecto mucho más excitante, como es el resurgir del Toyota Supra en colaboración con los alemanes de BMW; por lo que también estaría complicado si intentan tomar esa dirección.

No queremos ser pesimistas y nos encantaría volver a ver el lanzamiento del Subaru BRZ y del Toyota GT86 en segunda generación pero, sinceramente, a día de hoy parece algo bastante complicado.

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas