Thursday 18th January 2018,
Sobre4ruedas.com

El semáforo tiene un siglo y medio


El mecanismo ‘asesino’ y otros hitos de los 150 años del semáforo
El primer prototipo de la señal luminosa se instaló en 1868, antes incluso de que se inventaran los automóviles.

El semáforo automático tiene 100 años.
¿Con cuántos te habrás topado esta semana? Probablemente, con más de los que imaginas. Porque se dan por sentados y nadie repara en ellos. Pero con su aparentemente sencillo mecanismo –luz roja, luz verde y luz ámbar– son los encargados de que el tráfico funcione ordenadamente. Los semáforos son un elemento más, pero de ellos depende que las ciudades no sean un caos total.

No obstante, a pesar de ser tan importantes, pocos conocen su historia. ¿70, 80 años? En absoluto: el semáforo automático tiene 100, aunque el primer prototipo cumplirá en 2018 los 150. Esta es la curiosa historia de esas columnas luminosas que trabajan sin descanso para que no cunda la anarquía.

El diseño de John Peake Knight.

TODO EMPIEZA EN EL SIGLO XIX
John Peake Knight. Es el primer nombre propio importante. Este ingeniero ferroviario de Nottingham (Reino Unido) es el padre del primer ‘semáforo’. Sí, entre comillas, porque si bien su diseño comparte con los modernos la voluntad de ordenar el tráfico, su mecanismo era muy distinto al actual.

El 9 de diciembre de 1868 los londinenses asistieron con escepticismo a la instalación del ingenio de Knight: un artefacto vertical con dos brazos móviles que se alternaban indicando qué vehículo podía seguir con la marcha y cuál detenerse para ceder el paso (los vehículos eran carruajes, porque todavía no existían los automóviles).

Tenía dos lámparas de gas, una roja y otra verde, pero su mecanismo manual obligaba a que un agente de policía lo controlase sin descanso. Y pobre agente: el 2 de enero de 1869, menos de un mes después de su instalación, el invento explotó con consecuencias letales para el funcionario.

Primer capítulo. Y con saldo dramático. Todavía habría que esperar unas décadas para que otro inventor retomase las pautas de Knight y mejorase su idea. Fue en 1912 cuando Lester Wire, un funcionario de Salt Lake City (Estados Unidos) profundizó en los planes de Kight y creó otro semáforo, esta vez eléctrico, llamado a ordenar un tráfico cada vez más denso en las ciudades del país.

El suyo incorporaba un zumbador que avisaba del cambio de la luz roja a la luz verde, pero seguía siendo manual, así que el desarrollo quedaba todavía abierto. Aun así, a este se le considera el primer semáforo moderno, instalado en la confluencia de las calles Euclid y 105 Este de Cleveland en 1914.

Poco después, y sirviéndose de la tecnología automática ideada en el plano militar para la Primera Guerra Mundial, otro inventor, William Ghiglieri, logró superar el mecanismo manual diseñando el primer semáforo automático, instalado en la ciudad de San Francisco en 1917. Y continuó el perfeccionamiento: en 1920, un oficial de policía de Detroit, William Potts, incorpora la luz amarilla, que advertía con mayor facilidad el cambio de la luz verde a la luz roja, aunque nunca pudo registrar su ingenio por su condición de funcionario público.

Un semáforo de los años veinte.

Poco después, el también inventor afroamericano Garrett Morgan logró la primera patente de un semáforo de tres luces en 1923, vendiéndosela a General Electric por 40.000 dólares. Y así, hasta hoy, aunque los semáforos han seguido incorporando docenas de ingenios con las que han ido ampliando sus tareas y su servicio al tráfico y a la seguridad vial.

MÁS ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES
La mayoría de los semáforos del mundo siguen las pautas de la Convención de Viena sobre Señalización Vial, y combinan las luces rojas con las verdes y amarillas. Aunque hay algunas anécdotas dignas de aparecer en un capítulo propio de su historia.

Por ejemplo, aquella que recoge la voluntad los Guardias Rojos de la China de Mao durante la “Revolución Cultural” de establecer el rojo como señal de ‘permitido el paso’, para vincular el concepto de libertad a su color por antonomasia. Una iniciativa con poco recorrido que pronto se reveló como un desastre.

Y más curiosidades: ¿dónde se instaló el primer semáforo en España? Fue en Madrid, en 1926. Los primeros Hispano-Suiza propiedad de los madrileños más acaudalados tuvieron que detenerse frente al nuevo ‘artefacto’ al llegar a la confluencia de las calles Barquillo y Alcalá. A él le seguirían otros cientos de miles por toda España, que se convertirían con el tiempo en otros depositarios de anécdotas curiosas.

Sirve como ejemplo el primer semáforo ‘igualitario’: el Ayuntamiento de Jaén tomó la iniciativa, el 5 de abril de 2008, de instalar una silueta femenina en el que regula el cruce entre el Paseo de la Estación con la Plaza de Jaén por la Paz.

PERFECCIONANDO EL SEMÁFORO
¿Y cuándo se incorpora esa señal del peatón? Acostumbrados durante siglos a ser los reyes de la calle, los peatones no vieron con buenos ojos tener que ceder territorio a los cada vez más numerosos coches. Aunque, obviamente, no tuvieron otra que terminar adaptándose. Y pensando en ellos nació la señal que los representa, el complemento del semáforo que se ocupa de interactuar con los peatones: el dibujo luminoso de un viandante nace en 1961 y en la Alemania de Este, conocido como el Ampelmann, un diseño del psicólogo alemán Karl Peglau.

‘Ampelmann’, el primer peatón de los semáforos.

A las clásicas bombillas les están tomando el relevo las luces LED, buscando el ahorro de energía, la durabilidad y su gran luminosidad. La tecnología LED permite ampliar hasta 50 veces la vida útil de las luces utilizando tan solo el 10% de la energía que, durante años, han consumido las bombillas tradicionales. Además, estas luces han permitido incluir señales en movimiento, como los peatones que caminan y las cuentas atrás que avisan de cuánto tiempo el viandante para cruzar la calle.

Y no sólo las luces han cambiado. La programación básica de cambios de luces está siendo alterada mediante complejos algoritmos que regulan el tráfico en función de su densidad, despojándose de las pautas fijas. Y no solo eso: ingenieros de empresas como Siemens, Audi y Honda trabajan hoy en sistemas que hagan ‘hablar’ a coches y semáforos indicándoles, según la localización del vehículo y la velocidad a la que circula, si tendrá tiempo para alcanzar el semáforo en verde. Todo con el objetivo de que llegue un momento en el que los coches encuentren siempre vía libre y no tengan que detenerse, mientras los usuarios reciben consejos sobre las mejores rutas y el estado del tráfico en cada momento.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas