Tuesday 11th December 2018,
Sobre4ruedas.com

El Mazda RX-7 hace años que dejó de fabricarse, pero no cae en el olvido

Mazda RX-8: tres curiosidades poco conocidas de este carro.

El RX-Vision nos hizo soñar con un nuevo estandarte de los motores rotativos, un deportivo digno de seguir una amada estirpe, pero todavía seguimos esperando y la situación para estar algo estancada, sin noticias que nos dejen claro si terminará llegando a producción (lo que todos queremos) o si caerá en saco roto (seamos sinceros, es lo más probable). Es por eso que no nos queda otra que regodearnos en tiempos pasados y disfrutar de modelos antiguos como el Mazda RX-8.

Relevo del Mazda RX-7, hace años que dejó de fabricarse, pero no por ello nos hemos olvidado de él. Su diseño era de lo más llamativo y motor Wankel le distinguía de sus rivales. Mucho se ha hablado de él, pero quizá sobre estos tres aspectos no hayas oído hablar tanto.

Las puertas
Las puertas del Mazda RX-8 eran suicidas. “Oh, vaya novedad, nadie lo sabía”, dirán muchos en tono sarcástico. Y tendrían razón, puesto que es sabido por todos que ese era su sistema de apertura. Lo que quizá no sepa tanta gente es que por cómo estaba contruído el deportivo nipón, las puertas traseras no se podía abrir de manera independiente, para poder abrirlas tenían que estar abiertas las delanteras. Esto hacía que todo el proceso de salir de las plazas traseras fuera todavía más engorroso de lo habitual.

La edición de despedida
En España no tuvo un final adecuado, saliendo del mercado por la puerta de atrás conforme se agotaron las unidades que todavía quedaban en stock. Sin embargo, su despedida en su país natal fue mucho más especial, con una edición limitada de 1.000 unidades denominada Spirit R. Como canto de cisne que fue, no tenía sentido realizar modificaciones mecánicas, aunque si añadir un toque estético distintivo.

Los grupos ópticos delanteros estaban oscurecidos, las pinzas de freno eran rojas y las llamativas llantas doradas destacaban en el conjunto. El habitáculo recibía asientos Recaro para las plazas delanteras y la tapicería de cuero lucía una combinación cromática negro/granate.


¿Interesa el Mazda RX-8 de segunda mano?

Segunda mano
Si en su día no te compraste uno, esta es tu oportunidad. Ya te lo adelantamos: los Mazda RX-8 de segunda mano son muy baratos teniendo en cuenta lo que ofrecen. Hablamos de que las pocas unidades que hay suelen ofrecer una combinación de kilómetros/precio bastante buena, siendo muy fácil encontrarlas por menos de 10.000 euros. Esto para un modelo que entrega 231 CV a las ruedas traseras y que es muy divertido de conducir. Eso sí, también te contamos que el principal pero que encuentra es el del consumo, ya no solo de combustible, que se suele disparar, sino también de aceite debido a su motor.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas