Saturday 21st July 2018,
Sobre4ruedas.com

Dacia, un éxito entre los vehículos de bajo costo de Renault

Dacia, ¿quién dijo crisis de los 50?
Renault comercializa los vehículos de bajo coste en Latinoamerica como el Duster

La compañía tiene preocupación por los aranceles impuestos por EE.UU

Dacia quiere seguir comercializando sus vehículos como “una compra inteligente”

Acciones para los empleados de Reanult

Dacia cumple 50 años y espera cerrar 2018 superando los 700.000 vehículos vendidos, un 7,5% más que el año pasado y, en buena parte, gracias al Duster, “que crece un 30% en Europa”, según Ionut Gheorghe, director de márketing y ventas.Pero Dacia no es sólo Dacia. También engloba lo que dentro del Grupo Renault se llama Global Access, esto es, los vehículos de bajo coste del consorcio que se venden en todo el mundo. Porque Dacia se comercializa como tal en 44 países, pero en Latinoamérica los Sandero o Duster se venden como Renault. Así, Grupo Renault entregó el año pasado 1,5 millones de vehículos bajo esta denominación (60% como Renault y el resto, como Dacia). Este año, la previsión es superar los 1,6 millones y el plan estratégico prevé dos millones de vehículos al año a partir de 2020.

Aunque esa cota podría sufrir retrasos por las tensiones causadas por las tendencias proteccionistas. “Tenemos mucha preocupación por los aranceles impuestos por EEUU al hierro y al aluminio. No favorecen los intercambios comerciales”, explicó Sylvain Coursimault, director de márketing de Dacia y de Global Access de Groupe Renault.Además, EEUU ha roto relaciones con Irán, país en el que el Grupo Renault trata de ganar cuota con el Kwid, un pequeño SUV que les está funcionando bien en Brasil y Sudamérica. También en Rusia hay margen de mejora, con el consorcio bien posicionado a través de AutoVaz.En cuanto a Europa, Dacia seguirá creciendo en torno al mensaje de que “no es una low cost sino una compra inteligente”. “Se trata de dar valor al cliente por su dinero”, explica Gheorghe, que pone como ejemplo el éxito de Ikea o Ryanair, ya que hay compradores que buscan este tipo de productos “porque no están dispuestos a pagar por lo último en tecnología”.

De ahí que la marca no vaya a ser pionera en propulsores de energías alternativas. Tampoco tendría mucho sentido que Dacia, que todavía produce en Rumanía motores Euro 1, tuviese en su gama un eléctrico, ni un híbrido enchufable. Su relación precio/practicidad sería negativa.”Vendemos vehículos de GLP en función de la demanda de cada país, pero también porque permite ahorrar dinero a los clientes”, señala Antoine Doucerain, director general de Dacia, quien puntualiza que en España y en Italia están teniendo una buena aceptación en taxis y flotas. Pero “si la demanda de propulsores alternativos creciera y estuvieran dispuestos a comprarlos, los introduciríamos. Es una de las ventajas de pertenecer a la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi”.Esta simplicidad de productos no está reñida con el hecho de que el Grupo Renault tenga un centro de desarrollo y ensayos en Pitu, el segundo más importante del consorcio en Europa y el más grande que hay fuera de Francia. En él se prueban todos los modelos de Dacia y de la división Global Access, aunque también de Renault e incluso el Smart Forfour, que se desarrolló de forma conjunta con el Twingo. Aquí se hacen pruebas de durabilidad de las piezas, de emisiones, de sonoridad y de resistencia climática, además de contar con un circuito de pruebas con más de 350 hectáreas de terreno. Emplea a 2.800 personas, de las que el 24% son mujeres, queson el 20% de los cargos directivos. Una fábrica con más operarios de lo habitualDacia concentra su mayor actividad en Rumanía, su país de origen. En una misma línea, la factoría de Pitesti fabrica seis modelos de la familia Logan, Sandero y el Duster. De este último salen 840 unidades diarias de lunes a viernes, en tres turnos.

Renault ha robotizado Dacia para aprovechar las sinergias de grupo, que el año pasado alcanzaron los 5.400 millones. En Pitesti hay 800 robots, gran parte en las factorías de embutición de aluminio, de cajas de cambio y de motores que componen este monstruoso complejo. Aquí se hacen 450.000 motores al año, la tercera parte de los que se montan en Valladolid. Pero sorprende ver cómo las partes del chasis se sueldan por operarios y no por robots. Hay que tener en cuenta que el salario medio en Rumania es de 600 euros, por lo que resulta más rentable esa mano de obra. Así, Dacia cuenta con 17.719 personas en Rumania contando su centro de diseño, de pruebas, la planta de Pitesti y su red de ventas. En España, Renault emplea a 14.000 personas con tres fábricas y una red más extensa. Sí se ha introducido la trazabilidad de las piezas, y puede saber en qué vehículo está un determinado motor y dónde se ha vendido. Al mismo tiempo, cuentan con acopio de piezas para cada puesto suministradas por vehículos de guiado autónomo y mantenimiento predictivo de la maquinaría a través de la digitalización, lo que evita parones en la línea de producción. Desde que Renault se hiciera con Dacia en 1999, ha invertido en ella 2.800 millones.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas