Thursday 14th December 2017,
Sobre4ruedas.com

Buick Roadmaster, fue el inicio de la General Motors

Buick Roadmaster (1949)

Hoy les voy a mostrar una réplica que no es de las mejores pero, como muchas veces me sucede, me atrae. Confieso que en un principio, solo servía para tener algo de la marca, ya que cada vez que la miraba y comparaba con otras, le encontraba más puntos en contra. Pero de a poco, como me ha pasado en otros órdenes de la vida, fui cambiando de opinión. Tal vez fueron los años, o ver al modelo original o quizás aprender un poco de su historia, lo que de a poco influyó para tomarle más cariño a esta réplica del Buick Roadmaster de 1949. Veamos el porqué.

David Dumbar Buick, nació en Arbroath, Escocia en 1854. La familia se trasladó a Detroit dos años después. A los 15 años, David abandonó la escuela e ingresó a la Alexander Manufacturing Company, debido a la delicada situación económica de la familia. En esta empresa, que se dedicaba a accesorios para el baño y plomería, desarrolló un nuevo método de recubrimiento de esmalte sintético para las tinas de hierro fundido, que le dio un bienestar económico personal y la posibilidad de dirigir la empresa, junto a su socio Donald J Sherwood.

En la década del noventa, Buick desarrollo un motor de combustión interna y de a poco dejó de interesarle su empresa de plomería. La relación con su socio fue empeorando y finalmente en 1895 se disuelve la sociedad. Con dinero y tiempo disponible, crea en 1899 la Buick Auto Vim and Power Company, para la fabricación de motores con destino a la industria agrícola y naval. Dos años después decide desarrollar sus propios vehículos y para ello vende varias de sus patentes y acciones, con el fin de costear el proyecto.

Los acreedores que habían aportado el capital, eran los hermanos Briscoe, que ante la falta de habilidad de Buick para los negocios, pusieron una cláusula en la que decía que ese mismo año debía ser devuelto el dinero. Obviamente cuando finalizó 1903, no se había vendido ningún auto y mucho menos había ingresado el dinero. Los hermanos Briscoe toman el poder de la fábrica y las pocas acciones que le quedaban a Buick y se la venden a James Whiting, quien mudó la planta con el fin de fabricar motores y no automóviles. Buick conservaba el cargo de gerente, pero la empresa seguía sin levantar sus acciones.

Al poco tiempo Whiting, pensando en el fracaso económico, vende todo a William Crapo Durant, un millonario que permitió a Buick conservar su puesto. Pero como la idea de la fábrica era no construir vehículos, la relación se deterioro, hasta que en 1908 David Dumbar Buick fue despedido. Sin dinero, David vuelve a Michigan para empezar otros proyectos, pero ninguno fue más allá de los planos. Vencido, nuestro amigo Buick, abandona su sueño de producir automóviles y se dedica a la docencia, hasta que en 1929 fallece, en un estado de pobreza total, que le impedía pagar sus impuestos.

Mientras tanto, en ese año de 1908, Durant decide hacer un conglomerado de empresas, al cual denomina General Motors, cuyo inicio fue Buick. La General Motors empezó comprando la Oldsmobile de Ramson Eli Olds, luego la Cadillac de William Murphy y Henry Leland, la Oakland, rebautizada más tarde como Pontiac y por último incorporó la Chevrolet que fundó en 1911 el propio Durant y el piloto suizo Luis Chevrolet. Y todo esto fue posible por el éxito de los motores Buick, gracias a que Walter Marr y Eugène Richard habían desarrollado un motor de válvulas a la cabeza.
Lo primero que hizo la GM fue dedicarse a las competencias. Para ello alistó varios Buicks, y el piloto que obtuvo las victorias más importantes fue Luis Chevrolet, como por ejemplo, cuando ganó la primera carrera en la nueva pista de ladrillos de Indianapolis, el 27 de mayo de 1910. Claro que no solo de carreras vive una empresa. Entre sus directores hubo varias personas destacadas, como por ejemplo Charles Nash, fundador de Nash y Rambler y también fabricante de barcos y Walter Percy Chrysler creador de la compañía que lleva su nombre.

Dejando de lado la historia de la marca y yendo directamente a nuestro modelo, la serie de 1949 a 1954 es la quinta generación de este modelo. EL diseño seguía siendo en gran medida de Ned Nickles que hizo su mayor aporte casi sin proponérselo. A su Roadmaster 1948 de uso particular, le había hecho cuatro orificios en cada guardabarros delantero, a donde le había alojado un a luz conectada al distribuidor. Cuando el auto estaba en marcha, esos destellos en los orificios daban la sensación de ser los escapes, de un avión caza de la Guerra. El director de Buick, Harlow Curtice, le encantó la idea e hizo instalar esas perforaciones, llamadas VentiPorts, en los nuevos modelos, pero sin las luces.

Otras de sus características era la posibilidad de la caja automática Dynaflow, que le daba mucha suavidad de marcha. Estéticamente, conservaba la gran parrilla que en Europa era denominada “La sonrisa de los dólares” y el capot de una sola pieza, tenía apertura lateral. Se ofrecían varias versiones: la 40 Special, la 50 Super y la 70 Roadmaster y las carrocerías podían ser sedán cuatro puertas, dos puertas convertible, coupé hardtop y Station Wagon. Los VentiPorts los llevaban todos los vehículos, pero solo los Roadmaster llevaban 8, los demás solo tenían tres por lado.

La motorización estaba a cargo de un motor 8 cilindros en línea, que en 1952 fue reemplazado por un V8 para las líneas Super y Roadmaster. Otro punto importante fue la incorporación en 1953 de la coupé Skylark, donde se destacaba la ausencia de las perforaciones laterales. En total, entre todas las versiones, en los 5 años que duró esta generación se fabricaron más de dos millones de Buicks, logrando la empresa llegar al tercer puesto en ventas.

Para que disfruten de este clásico, les dejó una publicidad de la época, una imagen de la película Rain Man, un video y las fotos de la réplica correspondiente a la firma New-Ray.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas