Sunday 18th August 2019,
Sobre4ruedas.com

Algunos de los peores carros de la historia

Los peores autos de todos los tiempos.

1. 1899 Horsey Horseless

Este extraño vehículo fue diseñado con la intención de calmar los nervios de los caballos que solían compartir las carreteras con los automóviles. De la extravagante mente del inventor Uriah Smith de Battle Creek, Michigan, nació un escarabajo con un caballo de madera adherido a la parte frontal.

Esto con la esperanza de que el auto imitara a una caballo de verdad tirando de una carroza. Smith incluso recomendó que la cabeza del caballo fuera hueca y llena de combustible… porque eso no es peligroso, ¿verdad? “Los caballos reales creerán que es otro caballo”, dijo Smith, “y antes de que pueda descubrir la verdad y ver que ha sido burlado, la extraña carroza ya habrá pasado”.

La historia no es 100% clara en cuanto a si el Horsey Horseless fue construido en realidad, o si solo fue un sueño irrealizable de una mente excéntrica. De cualquier forma fue una idea terrible.

2. 1911 Overland OctoAuto

El diseñador Milton Reeves rechazó el consenso general de que los automóviles sólo necesitan cuatro ruedas, y sentía que seis u ocho ruedas era una mejor idea. Bajo el auspicio de que más ruedas equivaldría a una conducción más suave, Reeves comenzó a modificar un Overland de 1910.

Soldando algunas partes, agregando dos árboles adicionales y cuatro ruedas estilo guncart, Reeves dio a luz al OctoAuto. Él exhibió al Frankenstein de los autos con orgullo en la Indianápolis 500. La OctoAuto medía 20 pies de largo. Hubo cero pedidos de este horrendo vehículo, pero Reeves no permitió que eso lo detuviera.

Al año siguiente lo intentó de nuevo con el Sextauto, un diseño de seis ruedas y un solo eje. Como lo demuestra la ausencia de seis ruedas en los autos normales de hoy, el Sextauto también fue un fracaso.

3. 1913 Scripps-Booth Bi-Autogo

El Scripps-Booth Bi-Autogo era una enorme motocicleta de 3.200 libras con ruedas de entrenamiento, un motor V8 y tubos de cobre por todas partes. Esta idea alocada es una creación de James Scripps-Booth, un heredero de la fortuna editorial de Scripps y un autodidacta de ingeniería automotriz. El Bi-Autogo de dos ruedas sostenía el peso del vehículo sobre ruedas de madera 37 pulgadas.

Cuando iba despacio, el conductor podía bajar unas ruedas más pequeñas para estabilizar el vehículo, evitando que se volcara. Incluso para ser del año 1913, era un vehículo extraño. Algo bueno de la creación del Bi-Autogo es el motor V8. Este fue el primer vehículo en salir de Detroit con un motor V8, lo que lo hace al menos históricamente importante.
4. 1920 Briggs and Stratton Flyer


Cuando llegó la década de 1920, comenzamos a acostumbrarnos a construir automóviles. Rolls-Royce, Cadillac y Voisin producían automóviles  de lujo y presionaban a las demás compañías con sus avances tecnológicos. En el otro extremo de ese espectro estaba el Flyer de Briggs and Stratton.

Comparado con otros automóviles, difícilmente se podía considerar al Flyer como un automóvil. Era más bien una banca motorizada con neumáticos de bicicleta. Sin cuerpo, sin suspensión, sin parabrisas y sin estilo, este vehículo fue un intento estrepitosamente fallido de diseñar un automóvil muy barato.

El Flyer era impulsado por un pequeño motor de 2 caballos de fuerza que hacía girar una rueda de tracción, como un bote con un motor fuera de borda. No se transmitía ningún tipo de tracción real a los ejes del Flyer.

5. 1933 Fuller Dymaxion

Diseñado por R. Buckminster Fuller, el Fuller Dymaxion fue inicialmente concebido como una máquina voladora. El plan era instalarle motores tipo jet y alas inflables, de forma que pudieses conducirlo como un automóvil y luego inflar las alas y volar cuando quisieras un avión.

Las alas nunca formaron parte del modelo de producción, y sin ellas, el Dymaxion parecía una píldora tonta rodando por la carretera. El Dymaxion era un vehículo de tres ruedas, con un brazo en forma de A que sostenía la rueda trasera, y que podía girar como la cola de un avión.
El primer modelo presentaba una oscilación terrible de la rueda trasera. Los siguientes dos eran más grandes y pesados, mientras que el tercer modelo tenía una aleta estabilizadora en el techo. Un accidente fatal que involucró al Dymaxion (debido a causas desconocidas) mató toda probabilidad de que sus vehículos obtuvieran aceptación pública.

7. 1949 Crosley Hotshot

El Crosley Hotshot fue el primer auto deportivo de la posguerra en los Estados Unidos, y no fue más que un pila de basura. El Hotshot era lento, peligroso, y pesaba muy poco para ser un automóvil de acero, unos 550 kilogramos. El Hotshot aparece en el video educacional para los conductores de 1961 “Mechanized Death”, en donde aparece destrozado y aplastado.

El Hotshot fue diseñado por Powel Crosley Jr., de Cincinnati. Aunque Crosley era famoso en la radio, el soñaba con construir autos, y finalmente lo hizo… terriblemente mal. Tenía CIBA (Ensamble de Bloque de Hierro Fundido), algo común en ese entonces. También hubo cosas buenas… Un Super Sport (un Hotshot con puertas) ganó el Índice de Eficiencia en la carrera LeMans de 1951.

1956 Renault Dauphine

El Renault Dauphine fue un vehículo hecho en Francia que originalmente iba a llamarse Corvette. Afortunadamente, ese nombre fue utilizado para un vehículo mucho mejor. El Dauphine era tan desvencijado y el metal utilizado era tan delgado, que el óxido estaba garantizado.

El diseño era similar al de otros automóviles de la época, solo que con materiales de baja calidad. Y peor que la mala calidad de los materiales del Dauphines era su terrible desempeño. Le tomó 32 segundos a los conductores de Road and Track alcanzar los 100 km/h. Eso es incluso más lento que los peores autos de hoy en día. De alguna manera, este vehículo súper barato y mal construido logró vender más de 2 millones de unidades en todo el mundo. Esto demuestra que en aquel entonces la gente compraba cualquier auto, solo para decir que tenían un auto.
1957 King Midget Model III

En los años 50, Caud Dry y Dale Orcutt, de Athens, Ohio, decidieron diseñar autos que todos pudieran costear. Comenzaron con el Modelo I, ofreciendo el vehículo como un kit para armar en casa. El kit contenía el chasis, los ejes, y las láminas metálicas recortadas que debían ser ensambladas por alguien con habilidades de fabricación.

Cualquier motor de un solo cilindro podía desplazar al vehículo. Era como un modelo de “hágalo usted mismo” gigante, de que podías conducir por la carretera luego de haberlo construido. De alguna manera, la idea logró permanecer en el negocio hasta finales de los años 60, y su mayor logro fue el Modelo III.

El Modelo III era una caja de acero doblada con un motor de 9 caballos de fuerza. Afortunadamente, los estándares de seguridad del gobierno hicieron que el King Midget se convirtiera en nada más que un recuerdo.

1958 Ford Edsel

El Ford Edsel estuvo condenado una vez que la extravagante máquina que rodeaba el automóvil se puso en marcha. El departamento de mercadeo de Ford llevó a todos a creer que el Edsel sería un coche fantástico del futuro, una maravilla científica impulsada por plutonio. Lo que concibieron, en cambio, fue un Mercury.

El Edsel no era tan malo como auto. Es cierto, lucía bastante simple, consumía gasolina, y era demasiado caro, especialmente durante la recesión de los años 50… pero no era tan malo como se creía. Algunos críticos atribuyen el fracaso del Edsel a su rejilla frontal, que se asemeja a una vagina.Al parecer, el Estados Unidos de los años 50 era realmente fóbico respecto a las zonas íntimas inferiores femeninas. En realidad, probablemente haya sido una mezcla de todo lo anterior, así como del público que se subió al auto junto a los críticos.

1958 Lotus Elite


En los años 50, la fibra de vidrio se usaba como una alternativa al acero para construir los autos deportivos. Era robusto, versátil, más liviano que el acero y más barato que el aluminio. La fibra de vidrio era la fibra de carbono de los años 50, y Colin Chapman, el fundador de Lotus, estaba obsesionado con ella.

El Lotus Elite estaba construido principalmente con este material. Con un peso de 550 kilogramos y con un motor de 75 caballos de fuerza, el Elite fue un auto de carreras muy exitoso. También fue un pequeño coupé muy popular… pero eso terminaba cuando la suspensión no podía soportar más la tensión del vehículo y terminaba atravesando la carrocería.

La reducción de peso es algo bueno en los autos de carrera, pero hay una línea que se sobrepasa los límites de seguridad, a partir de la cual el vehículo ya no es estructuralmente sólido. Chapman aprendió esto de la peor manera con el Lotus Elite.

1958 Zundapp Janus


Zundapp era un conocido fabricante de motocicletas con sede en Nuremberg, Alemania. Durante una fuerte bajada en las ventas de motocicletas, la compañía decidió probar suerte con la fabricación de un automóvil. Basado en un prototipo de Dornier, el Janus era propulsado por un motor de 250cc de 14 caballos de fuerza, con una velocidad máxima de 80 km/h.

Si realmente querías alcanzar los 80 km/h, necesitabas de mucha carretera y tiempo. La parte trasera de la cabina tenía un asiento banco orientado hacia atrás, para que los pasajeros pudiesen ver el tráfico detrás de esta lenta pila de metal en movimiento.El diseño de Janus se parecía al del Escarabajo de VW con forma trapezoidal y con menos encanto. Las ventas fueron deprimentes, y la
producción del Janus fue suspendida, poniéndole fin a su peligrosa vida como automóvil.

1961 Corvair


Una de las principales razones por las que el Corvair era un auto tan terrible, es porque Chevrolet se olvidó de ponerle una suspensión trasera decente al vehículo. Debido a la potencia de su motor trasero de 6 cilindros, el Corvair era muy propenso a girar fuera de control.

Este es un problema común con los vehículos con motor trasero, y la mejor manera de contrarrestarlo es con una buena suspensión para que el desequilibrio sea más manejable. Además de ser difícil de controlar, el Corvair era propenso a fugas de aceite, y hubo reclamos de que la columna de dirección de una sola pieza podía empalar al conductor en un choque frontal.

El sistema de calefacción también tenía una tendencia a bombear los gases de combustión al interior del automóvil, debido a que su calentador funcionaba precisamente con dichos gases.
1971 Ford Pinto

El Ford Pinto era, en el mejor de los casos, un coche mediocre. Tenía una buena conducción, la suspensión era decente, y el motor, aunque no era potente, al menos era confiable. Lo que hace al Pinto un auto tan terrible eran los problemas de seguridad al conducir uno.

Cuando sufría un impacto en la parte trasera por una colisión, el Pinto solía estallar en llamas. Esto se debe a que la parte trasera no tenía suficiente refuerzo para proteger el tanque de combustible. Y para empeorar las cosas, hubo un memorándum enviado por la compañía Ford a la alta gerencia con respecto a este problema.
La respuesta al memorándum, los gerentes de Ford de ese entonces explicaban que costaría $70 millones de dólares menos pagar a las familias de los heridos de lo que costaría reforzar el tanque de combustible a todos los vehículos en circulación.
1975 Bricklin SV1

El Bricklin SV1 fue creación de Malcolm Bricklin, un millonario que había fundado anteriormente Subaru of America. El diseñador del Bricklin fue Herb Grasse. El plan para el Bricklin SV-1 era hacer un automóvil deportivo seguro y económico; el SV significaba “Vehículo de Seguridad”.

Lamentablemente, debido al peso de todas las características de seguridad adicionales, el Bricklin no era más que un auto deportivo seguro. La jaula antivuelcos, las puertas automáticas de apertura vertical y los parachoques de 5 milla por hora resultaron ser demasiado pesados para su motor V8.

1975 Trabant

Trabant significa “satélite” en alemán, y estuvo inspirado en el Sputnik soviético. El vehículo fue producido en Alemania del Este, y es un ejemplo perfecto de los vehículos creados por el comunismo. El motor era obsoleto e ineficiente, con apenas 26 caballos de fuerza, y el humo del escape era increíblemente denso y lleno de contaminantes.

El Trabant producía nueve veces la cantidad de hidrocarburos y cinco veces la cantidad de emisiones de monóxido de carbono que el automóvil europeo promedio del 2007. El motor de dos tiempos no tenía un sistema de inyección de aceite, por lo que era necesario agregar aceite al tanque de combustible.
Y hablando de tanques de combustible, la falta de una bomba de combustible en el Trabant significaba que este debía colocarse sobre el motor en el compartimiento del motor. Esto con el fin de que el combustible pudiera ingresar por gravedad al carburador. Tener tanque de combustible en esa ubicación aumentaba el riesgo de incendio en los accidentes frontales.

1978 FSO Polonez

El FSO Polonez es un vehículo polaco, considerado por muchos como uno de los menos confiables y sofisticados que se hayan fabricado. El nombre de este auto proviene de la danza polaca, la Polonesa. Los materiales utilizados para construir el Polonez eran baratos y resultaron en un automóvil relativamente inseguro.

Jeremy Clarkson de la BBC: Top Gear utilizó estas palabras para hablar sobre el Polonez: “Construido por comunistas con un acero tan delgado, que podría utilizarlo como collarín, es tan confiable y duradero como la erección de un pensionista. Solo puedo suponer que el diseñador estaba intentando crear un automóvil luego de beber cuatro litros de absenta”.

. 1980 Ferrari Mondial 8

Ferrari no es el tipo de compañía de la que esperarías ver un automóvil en esta lista. Pero incluso la empresa italiana de súper autos ha cometido algunos errores. El Mondial estaba diseñado en base al chasis del 308 y era demasiado grande, pesado y débil para ser un Ferrari.

Su motor V8 central solo ofrecía 214 caballos de fuerza. La electrónica del auto tendía fallar, y el olor a cables quemados era algo común.
El motor en sí también tenía sus problemas. Las deficiencias del Mondial pueden atribuirse en parte a la decisión de hacer un Ferrari más asequible, lo que terminó en la creación de un auto barato. Parece que cada vez que una empresa de autos deportivos de alto nivel intenta fabricar un modelo de bajo costo, terminan con algo parecido al Mondial.

1985 Alfa Romeo GTV 6

Por lo general, la insignia de GTV se utiliza solo en los autos Alfa Romeo más potentes, y fue exhibida con orgullo por los campeones de rally en los años 60 y 70. Durante la reducción de potencia de los vehículos en los años 80, la insignia fue utilizada en el nada impresionante GTV 6.

El exterior del GTV 6 fue elogiado. Su cuerpo de “fastback” tenía un aspecto agresivo y apropiado para un vehículo con la insignia de GTV.
Lamentablemente, el motor del GTV 6 era un desastre. Las juntas, las mangueras y las correas eran frágiles y propensas a fallar, lo que hacía que el GTV 6 tuviera fugas constantemente y que en algunos casos sufriera fallas en el motor. Para empeorar las cosas, Alfa Romeo abandonó el mercado de los Estados Unidos en los años 90, por lo que encontrar repuestos para cualquiera de sus modelos puede ser difícil.

1985 Yugo GV


Importado por Malcolm Bricklin, el mismo hombre que diseñó el Bricklin SV1, el Yugo GV era un auto terrible. Construido en Yugoslavia durante la existencia del bloque soviético, el Yugo GV parecía haber sido lanzado rápidamente para que la ensambladora pudiera irse a otro lugar, tal vez para armar un mejor auto.

El motor era débil, dando como resultado una aceleración pobre y una velocidad máxima demasiado baja. El motor también fallaba de forma constante debido a una rotura en la correa de distribución. El sistema eléctrico solía hacer cortocircuitos, y el maravilloso olor a cables quemados invadía la cabina.
Otras partes del automóvil simplemente se caían. Algunas personas que afirman que un mantenimiento riguroso del Yugo lo mantendrá funcionando sin problemas, pero una pila de basura que necesitas reparar constantemente sigue siendo una pila de basura.

1997 GM EV1


El EV1 era avanzado para su época cuando salió al mercado. Era el mejor vehículo eléctrico que alguien hubiese visto hasta entonces.
Diseñado para cumplir con el estricto mandato de cero emisiones en California, el EV1 era un automóvil decente. Un poder respetable, una velocidad más que suficiente, y además era divertido de conducir.

GM afirmaba que el EV1 era el siguiente paso hacia un mundo de autos eléctricos, eliminando la contaminación causada por los motores a gasolina. Infortunadamente, GM estaba equivocado. La tecnología de la batería no era suficiente en ese momento para cumplir con las afirmaciones de GM.
Las baterías de plomo-ácido no podían darles a los conductores el rango de alcance que necesitaban para que el automóvil fuera útil. Las baterías de hidruro de metal-níquel posteriores tampoco pudieron soportar la carga. El EV1 también era increíblemente caro de construir, lo que llevó a GM a descontinuar el proyecto.

2003 Citroën C3 Pluriel


El Citroën C3 Pluriel es una variante del C3 supermini construido por Citroën. Mientras que la versión regular del C3 es un auto pequeño y eficiente, la variante Pluriel fue un desastre. El techo podía removerse para transformar el auto en un convertible, pero no había espacio dentro del vehículo para almacenar los pilares del techo. En caso de una tormenta repentina, los ocupantes simplemente se mojaban.

Había un techo de tela retráctil que podía correrse a lo largo de la mitad del tope del vehículo, pero era propensa a las goteras y ofrecía poco resguardo de la lluvia. Si el techo hubiese sido mejor diseñado, el Pluriel no estaría en esta la lista. Pero hacer un convertible al que no se le pueda colocar nuevamente el techo a mitad de un viaje es algo imperdonable.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas