Tuesday 21st May 2019,
Sobre4ruedas.com

Ahora viene Aston Martin con el carro submarino


Aston Martin prepara un supercoche… submarino
Tras el nombre de Project Neptune se encuentra un submarino de baja profundidad con una velocidad punta de 9,2 km/h.

De la carretera a las profundidades marinas.

Que las marcas de automóviles se lance al mar no es nuevo (hay varios ejemplares de barcos, yates y lanchas fuera borda creados por fabricantes de coches), pero que se atrevan a adentrarse en las profundidades marinas es algo menos común. Aston Martin ha desarrollado, junto a Triton Submarines, el Project Neptune, el primer submarino de la marca británica.

El reto es grande, y como tal lo asume Aston Martin. “El diseño exterior del Project Neptune debe mucho a la búsqueda del rendimiento. Como en el Aston Matin Valkyrie, hiperdeportivo que estamos desarrollando junto a Red Bull Advanced Technologies, hemos prestado tanta atención a la hidrodinámica de la parte inferior como a las superficies visibles. Algunos de los detalles puede que no se vean nunca, pero su efecto se sentirá”, resume Marek Reichman, director creativo de la compañía.

Eso sí, hay que puntualizar que el concepto de ‘rendimiento’ varía mucho entre el hiperdeportivo y el submarino. Mientras que el Valkyrie será uno de los modelos más rápidos sobre la faz de la tierra cuando vea la luz, el Project Neptune desarrollará una velocidad punta de 5 nudos, es decir, 9,2 km/h. Esto, que puede parecer poco, en realidad cuadruplica la velocidad del modelo más rápido de Triton Submarines hasta la fecha, el 3300/3.

Lo cierto es que se nota la mano del diseño de Aston Martin en el submarino, con unas formas estilizadas y fluidas que optimizan la hidrodinámica, dando mucho protagonismo al puesto de pilotaje, una gran esfera transparente que permite a los ocupantes tener una visión prácticamente de 360 grados.

De hecho, el habitáculo, con capacidad para tres personas, supuso también un desafío para los diseñadores. “A diferencia de un deportivo en el que el interior se instala a través de la cabina con las puertas abiertas, todo se baja a través de una escotilla y se monta dentro de la esfera completa del casco a presión”, comenta Reichman dejando clara la dificultad del proceso. A pesar de ello, han sido “capaces de presentar una estética congruente que desafía esta instalación compleja”.

Un vistazo rápido al interior revela que, pese al cambio de formato, el diseño minimalista y los materiales de alta calidad propios de la compañía están ahí: fibra de carbono, cuero, bordados a mano… y todo ello con la posibilidad de ser personalizado al gusto del cliente gracias a la división ‘Q’ de la marca.

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas