Sunday 19th August 2018,
Sobre4ruedas.com

El motor de aire comprimido aún requiere de muchas investigaciones

PSA presente su nueva tecnología Hybrid Air.

Durante la última década hemos visto cómo los híbridos han escalado posiciones en ventas y se han convertido en la alternativa real para solucionar nuestra dependencia del petroleo. Además, poco a poco los vehículos impulsados por la electricidad también están tomando posiciones y quieren quitarle el lugar a los primeros. Sin embargo otras marcas han investigado otro tipo de hibridaciones basadas en energías alternativas.

Una de estas marcas fue la alemana Bosch junto al Grupo PSA (Peugeot-Citroën-DS). Ambas desarrollaron lo que denominaron como Hybrid Air. Este tipo de híbrido funcionaba mediante la unión de un pequeño propulsor gasolina tricilíndrico y un compresor hidráulico. Mediante la unión de ambos elementos los ingenieros de ambas marcas lograron reducir las emisiones de CO2 a sólo 69 gramos por kilómetros.

PSA presente su nueva tecnología Hybrid Air.

Además, con esta hibridación los ingenieros no sólo consiguieron reducir las emisiones de CO2 de forma considerable, sino que fueran capaces de que el motor pudiera alcanzar un rendimiento del 95 por ciento. Todo este esfuerzo se materializó en varios prototipos, entre ellos el Citroën C3 Hybrid-Air que podéis ver en las imágenes. Este modelo pudo homologar un consumo medio de sólo 2,9 litros a los cien kilómetros junto a las mencionadas emisiones de CO2.

No obstante, esta tecnología está en entredicho. La razón principal es la económica. Cuando Bosch y el Grupo PSA desarrollaron esta tecnología el grupo galo no tenía los problemas económicos que la hicieron caer en manos de DongFeng y el gobierno galo y ahora no es una prioridad para la marca. Para que finalmente llegue a buen puerto se necesitaría una inversión de unos 500 millones de euros y por ahora no hay intenciones de realizar dicho esfuerzo.Además, esta tecnología presenta un pequeño inconveniente. Al igual que sucede con las baterías de los modelos eléctricos la densidad energética que acumulan los depósitos de aire comprimido va disminuyendo con el tiempo, haciendo que se pierda autonomía con el tiempo. La solución al problema sería incorporar tanques de almacenamiento más grandes, pero esto encarecería el precio del sistema y reduciría la habitabilidad del vehículo, por lo que es más que probable que no se siga investigando en este campo.

Fuente – Asociación Española de Profesionales de la Automoción (ASEPA)

 

Te gustó este artículo? Compártelo!

Dinos lo que piensas